Tener la piel del rostro saludable es muy importante si queremos que sea bonita y perfecta, para obtener una piel tersa, libre de manchas y arrugas, debemos mantener una rutina de cuidados y tratamientos diarios que, tarde o temprano, harán que nuestro rostro presente una apariencia radiante y luminosa. Desde Clínica Trevi te contamos como es la rutina perfecta para una piel bonita.

Luis Muci, Director de Clínica Trevi nos explica que “La rutina perfecta para tu piel si existe, y no es solo importante para estar saludable, sino que también va a ayudar a que tu apariencia sea juvenil”

A pesar de lo que comúnmente se cree, se puede incorporar una rutina muy efectiva sin necesidad de gastar mucho dinero, aquí te presentamos métodos caseros y cremas aprobadas por dermatólogos que, por un precio accesible, puedes incorporar en tu día a día.

Limpiar la piel TODOS los días

En primer lugar, debemos limpiar la piel todos los días al despertar y antes de dormir. Es el paso más importante para mantener nuestra piel en perfectas condiciones, debemos realizar una limpieza con jabón neutro y abundante agua tibia, lo mejor es enjuagar la cara, cuello y escote y limpiarlos con el jabón masajeando la piel con suaves movimientos circulares hasta que haga espuma, luego aclarar.

Debemos hacerlo dos veces al día como mínimo y siempre utilizando un jabón neutro adecuado para nuestro tipo de piel. En caso de que tengamos maquillaje antes de empezar la limpieza, es importante quitarlo, para remover el maquillaje recomendamos siempre utilizar leche limpiadora o agua micelar. Las toallas desmaquillantes debemos evitarlas, solo las recomendamos un día puntual

El serum ideal para tu piel

Después de la limpieza en profundidad de la piel del rostro, es hora de aplicar un serúm específico para tí. Existen muchos serums en el mercado, cada uno con propiedades y activos diferentes, pensados para tratar distintas pieles y conseguir objetivos diferentes, como por ejemplo despigmentar, nutrir, hidratar o revitalizar la zona.

Dependiendo de tu objetivo y tipo de piel puedes seleccionar el sérum que mejor te sirva. Para aplicarlo, te recomendamos que lo hagas justo después de la limpieza facial, con la cara bien seca. Debes aplicar con el gotero dos o tres gotas y con las yemas de los dedos, extender por la cara y un par por el cuello o escote y masajear con suaves movimientos circulares para asegurarte de que se esparza bien por toda la superficie y que la piel lo absorba de manera correcta.

Conseguirás mejores resultados si lo haces tanto en la mañana como en la noche antes de ir a dormir. Debes ser consciente de que el serum es un complemento a las cremas hidratantes, que en ningún caso las sustituye y que debes aplicarlo siempre antes.

Cremas para hidratar nuestra piel

Después de que nuestra piel haya absorbido el serum, es momento de hidratar y nutrir la piel con cremas específicas. Existen miles de cremas ya que cada una está destinada a un tipo de piel distinto. Hay varios factores a tener en cuenta a la hora de conseguir una crema que realmente nos funcione:

  1. Tu tipo de piel: debes escoger una crema que esté específicamente diseñada para tu tipo de piel: seca, grasa, mixta, atópica, etc.
  2. Dermatológicamente probada: Es importante que la crema que selecciones cumpla con todos los controles médicos y que esté avalada por dermatólogos.
  3. Crema para el día y para la noche: Debemos tener una crema para la rutina de la mañana y una distinta para la noche, a pesar de que hay cremas que sirven para ambas ocasiones, te recomendamos que sean dos diferentes porque durante el día hay distintos factores externos que afectan a nuestra piel que en la noche, por ejemplo la polución del ambiente, el sol, el calor o el maquillaje.
  4. El objetivo de la crema: Siempre recomendamos que la crema seleccionada esté diseñada para hidratar la piel, sin embargo existen muchas cremas con diversos principios activos o ingredientes especialmente diseñadas para otros objetivos: para pieles manchadas, con daños solares, extremadamente secas, con acné, etc. Si lo deseas, puedes incorporar alguna crema específica en la rutina.
  5. Protección solar: Es fundamental en la crema hidratante de día, aunque sea un día nublado o con poco sol, la exposición a los rayos UV naturales o artificiales son uno de los principales enemigos para nuestra piel. En caso de que la crema seleccionada no incluya protección solar, puedes incluir la protección solar en la rutina de la mañana después de aplicar la crema hidratante de día.

Una vez tengamos la crema hidratante perfecta para el día y para la noche, vamos a aplicarla en nuestro rostro, cuello y escote. Ten en cuenta que no es necesario una gran cantidad de producto. Por muy seca que esté nuestra piel, aplicar mucha cantidad no hará que se hidrate mas o mejor.

Para aplicarla, basta con coger una pequeña cantidad sobre la yemas de nuestros dedos y, mediante pequeños movimientos circulares, masajear la zona desde el interior al exterior del rostro hasta que hayamos distribuido el producto en toda la zona. La manera de aplicación del día y la noche es igual, solo debes cambiar el producto.

En Clínica Trevi nos gusta mucho la crema Hidronutritiva Facial y la Hidronutriviva 30 de SkinClinic para nuestra rutina diaria, ademas de ser una crema muy versátil, específicamente diseñada para la hidratación diaria, reduce los efectos del envejecimiento gracias a sus ingredientes activos como aceites de germen de trigo, aguacate y almendras, aloe vera o colágeno. Además las versiones Color Claire / Dore aportan un color natural y luminoso que unifica el tono de la piel y atenúa imperfecciones.

Los labios, el gran olvidado de las rutinas faciales:

Pocas rutinas faciales incluyen a los labios, mantener unos labios saludables e hidratados, no solo nos darán un aspecto juvenil y fresco, sino que también ayudará a que no se agrieten o se rompan. Los labios no se deben hidratar con cremas faciales. Debemos incorporar en nuestra rutina un hidratante específico para labios, normalmente los podemos conseguir en forma de sérum o bálsamo.

Además de incorporarlo en la rutina de limpieza, te recomendamos aplicarlo varias veces al día y evitar morder o mojar con saliva los labios. Existen muchos tipos de hidratantes para labios, nuestro preferido es Coralip de Skin Clinic, ya que es un bálsamo que se absorbe muy bien y contiene ácido hialurónico que ayuda a hidratar la zona labial, así como centella asiática, manteca de carité y aceite de rosa mosqueta, que ayudan a regenerar los labios secos o rotos.

Rutina de cuidado facial en Clínica Trevi:

Existen diversos tratamientos médicos que hidratan nuestra piel desde el interior, que potencian mucho los efectos de la rutina diaria y que ayudan a la hidratación, revitalización, redensificación, o iluminación de la piel. Es fundamental a partir de determinada edad, incluir el retinol en nuestra rutina, ya que es nuestro mejor aliado frente al envejecimiento. 

Normalmente, a la rutina con retinol recomendamos añadir cremas con vitamina C y ácido hialurónico. La vitamina C es un potente antioxidante y ayuda a atenuar las manchas.

Luis Muci, director de Clínica Trevi, nos comenta que “…mantener una rutina ayuda además a potenciar mucho el resultado de cualquier tratamiento médico-estético. Es importante conocer los cuidados que debemos realizar en casa todos los días para incorporar en nuestra rutina, pero debemos ser conscientes que visitar a profesionales de la estética tres o cuatro veces al año es lo ideal si queremos tener una piel en perfectas condiciones”

Normalmente se recomiendan tratamientos que incorporan ácido hialurónico y vitaminas para nuestra piel, el ácido hialurónico es un componente natural que produce nuestra piel y ayuda a hidratarnos. Su excelente capacidad de retener agua es lo que lo convierte en el mejor aliado cuando buscamos hidratación. Además, como nuestro cuerpo lo produce, lo acepta sin problemas.

Este tratamiento lo podemos hacer en la cara, cuello, escote o labios y consiste en inyectar ácido hialurónico no reticulado (que no produce volumen) directamente en la zona a tratar mediante distintas técnicas. Es un tratamiento que no produce casi dolor, ya que, aunque se trate de pinchazos, se aplica una crema anestésica previa que adormece la zona. Tiene efecto inmediato y dura entre 4 a 6 meses, por lo que se recomienda hacerlo al menos dos veces al año.

Si estás pensando en realizar algún tratamiento que potencie la hidratación de tu piel, te recomendamos visitar clínicas especializadas y realizar el tratamiento siempre con médicos expertos. Puedes hacer una cita de valoración GRATIS en Clínica Trevi aquí.

Esperamos que esta información te haya sido útil y si tienes alguna pregunta, déjanos un comentario y la respondemos lo antes posible.

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?